jueves, 12 de marzo de 2009

EL ORIGEN Y LA EVOLUCION DEL GENERO DRAMATICO

EL ORIGEN DEL DEL GENERO DRAMATICO .

EL ORIGEN DEL GENERO DRAMATICO SEDIO EN LA ANTIGUA GRECIA EN EL SIGLO V A.C. EN HONOR A DIOSES GRIEGOS COMO DIONISOS, DIOS DEL VINO Y LA FERTILIDAD
EL CARACTER RELIGIOSOS DE ESTAS REPRESENTACIONES SE MANIFESTABA EN CANTOS,COREOGRAFIAS Y MUSICA.

EL ESPACIO DONDE SE REALIZABAN ESTOS RITUALES SE LLAMABA THEATRON (LUGAR PARA CONTEMPLAR)

EVOLUCION DEL GENERO DRAMATICO.

Evolución de los géneros dramáticos.
En Roma, el único teatro latino eran farsas improvisadas. La tragedia y la comedia fueron cultivadas por imitación de la cultura griega. Sobresalen en la comedia Plauto y Terencio, indulgente conocedor del alma humana: <En la Edad Media el teatro grecolatino había caído en el olvido general. Más trascendencia tuvo el teatro religioso, que dará lugar, en España, al género de los Autos Sacramentales. Es en los s. XVI y XVII, cuando las literaturas modernas llegan a su madurez y se produce la admiración por la antigüedad impulsada por el Renacimiento, el momento de recuperación de las formas de teatro clásico.
Se produce, también entonces, una cuestión de importancia decisiva para la orientación futura del teatro: la de las tres unidades dramáticas. Aristóteles había recomendado que la acción de la tragedia fuese una sola y había observado que en el teatro griego se procuraba que su duración cupiera en un día o rebasara en poco ese límite. Los preceptistas del s. XVI convirtieron en norma estas indicaciones, postulando las unidades de acción y tiempo y añadiendo la de lugar. Además, como en el teatro grecolatino no se mezclaban elementos trágicos y cómicos en un misma obra, se defendió a rajatabla la separación de los géneros. En este momento los grandes teatros de la época se hallaban en trance de fijar su forma definitiva y estaban ante un dilema: acatar dichas normas o actuar con libertad. Este es el camino tomado por el teatro inglés, que llega a su máximo esplendor con W. Shakespeare, y el teatro español que recibió su pauta definitiva de Lope.
En Francia el teatro cristalizó más tarde, ya muy entrado el s. XVII. Triunfa un teatro clásico, hierático, ampuloso y altisonante que, no sólo se somete a las reglas clásicas, sino que las interpreta más rigurosamente por el Art Poetique de Boileau. El ejemplo francés cundió, poco a poco, por toda Europa. La mayor influencia se da en el siglo XVIII, aunque nutriéndose ya de las glorias pasadas.
Hacia el final del s. XVIII, mientras surge la tragedia burguesa y la comedia irónicamente llamada lacrimosa (cargada de patetismo artificial), comienza la reacción contra el clasicismo. Se vuelve a lo nacional y se buscan en la propia espiritualidad los recursos del arte dramático. En Alemania se admira el teatro español y el de Shakespeare. El drama romántico se caracteriza por una especial complacencia en pisotear las reglas: se mezcla lo trágico y lo cómico, a veces, también la prosa y el verso, y no se hace el menor caso de las tres unidades.
El drama romántico se agotó pronto. Hacia las décadas de 1860/60 surgen la alta comedia y el drama de costumbres. Es teatro que se ocupa de los problemas de la vida social, especialmente de los más actuales en el momento, puesto en marcha por la burguesía, hecho a su imagen y semejanza. Sus autores no saben crear una forma, y surge la fórmula de la pieza inicial bien hecha, que no es más que la reducción burguesa de los presupuestos del teatro francés con sus tres unidades.
A principios de siglo hay algunas aportaciones importantes e influyentes en todo el teatro en su doble naturaleza de género literario y espectáculo. Se reacciona contra el realismo; sus convenciones son atacadas desde distintos ángulos: teatro simbolista, que intenta trascender la realidad sugiriendo lo invisible, creando atmósferas poéticas y dando entrada al misterio, se dejó notar en algunos intentos renovadores del 98 y alcanza hasta autores como Casona; el teatro expresionista, que distorsiona la realidad, sacude la sensibilidad del espectador con ánimo de protesta y, frente a la



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada